Llueve menos pero de forma más intensa

Inundaciones provocadas por lluvias intensas

Hace unos días terminó un nuevo año hidrológico y lo hizo con menos lluvias que el año pasado. Seguimos instalados en un episodio de sequía meteorológica según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Esa escasez se nota en las reservas hídricas, que están al 40,3% de su capacidad total. Un dato que señala que tenemos menos de la mitad de agua embalsada que la que podemos almacenar, pero si la comparamos con el mismo período del año pasado la cifra es peor ya que la reserva hídrica estaba al 47,3% de su capacidad.

Quizá la alta demanda de los regantes en algunas cuencas, la falta de regulación para almacenar las lluvias o el tipo de cultivos a producir deberían repensarse en algunas latitudes para evitar daños y mejorar las producciones. Parece claro que cada vez se prolongan más las sequías, las DANAS, sin ser largas, son más numerosas y cada vez entran menos frentes desde la vertiente atlántica. Factores que los geógrafos, hombres y mujeres del tiempo, pueden predecir con mayor precisión y que los regantes y productores deben dejar aconsejarse por los expertos para no verse expuestos a un déficit hídrico o a daños irreparables en sus explotaciones que terminan con el abandono de una tarea, la agraria, que debe seguir existiendo para vertebrar el territorio nacional y alimentar a la población.

A continuación os dejo el artículo más extenso que se ha publicado en la página web de Corteva. Para su elaboración he podido hablar con la Federación de Regantes FENACORE, con un geógrafo que me ha dado algunas pistas sobre por qué suceden estos episodios. Espero que os guste.