Archivo de la categoría: Sin categoría

El 2018 ha llegado

Después de unos días de asueto y relax por las vacaciones de invierno retomo los contenidos del blog. Como no podía ser de otra manera lo hago dando la bienvenida al nuevo año. Un año lleno de ilusiones y novedades, espero sean para bien, que todos los hombres y mujeres del campo abren expectantes.

Incertidumbre en el terreno político ante las negociaciones de la nueva PAC que ya se tantea en Bruselas. Dudas porque las ansiadas lluvias no caen a pesar de que, desde hace poco, les han puesto nombres tan comunes a las tormentas como Ana, Bruno o Carmen. El agua no llega y el cereal apenas ha nacido. Expectación, una vez más, con los precios porque no saben si este año el trigo, con el que se especula en la Bolsa de Chicago valdrá más o menos que el año pasado. Si habrá buena cosecha en los frutales donde el veto ruso sigue haciendo daño y hace falta una regulación consensuada “como el comer”. O si el vino o el porcino abrirán nuevos mercados para seguir apostando por las producciones españolas que tan bien lo hacen a pesar de los pesares.

Las organizaciones agrarias tendrán que seguir haciendo su trabajo y deben seguir con sus reivindicaciones en defensa del medio rural. Esa población tan castigada e indefensa que sufre una despoblación imparable y robos constantes. El desarrollo rural debe ser eso, desarrollo y no limitación, a la hora de recibir servicios como la educación y la sanidad, cada vez más precarios en nuestros pueblos.

Cuestiones, todas estas, que seguiremos muy de cerca durante los próximos 365 días para contarlas como os merecéis. Con cercanía, claridad y atendiendo vuestras peticiones. Espero que hayáis pedido ya vuestros deseos. Yo ya lo he hecho. Pero no os lo digo porque si lo hago, dicen, no se cumple.

Anuncios

Sembrar para el 2020

siembra Si en la última entrada del blog hablaba del glifosato. Ahora, tras echarlo en los campos de barbecho, es momento de sembrar. Y es lo que se está haciendo desde hace unas semanas en Bruselas con la nueva negociación de la PAC, Política Agrícola Común. Lo que hay sobre la mesa es el futuro de miles de puestos de trabajo, de explotaciones, de productores de alimentos cuya renta, cerca de un tercio en el caso de Aragón, depende en buena parte de las ayudas comunitarias que Europa decida destinar a partir del año 2020.

Para ello el comisario europeo, Phil Hogan, ha comenzado la ronda de contactos con los ministros de los 28.  Lo que parece claro es que habrá un recorte presupuestario importante debido al Brexit. Se habla de 3.600 millones de euros menos. Que la UE debe atender a otras políticas como la inmigración y que el dinero destinado hasta ahora a las ayudas agrícolas va a descender.

Sigue leyendo

Es tiempo de olivas

Toca extender las mantas, poner piedras en cada esquina y que no haga viento ni frío. Buscar la escalera, el peine y si hay suerte, y tiempo, una parrilla para almorzar entre oliveras. “Estos días habrá que subir a por olivas”. Cuántas veces hemos escuchado esto en casa por estas fechas. Aunque lo cierto es que solía ser más tarde, para “el puente de la Purísima” e incluso poco antes de las navidades. Las cosechas tienen la costumbre de ir adelantándose para recoger las aceitunas más verdes y así obtener otras variedades de aceite que si lo probara mi abuelo no le gustaría. Pero el mercado manda.

Lo cierto es que el aceite español es cada vez más apreciado dentro y fuera de nuestras fronteras. Todos los años las almazaras y trujales apuestan por nuevos productos en un sector tan competitivo en el que los italianos han sabido adelantarse. Pero este producto no es patrimonio de españoles, italianos, griegos o de cualquier país del Mediterráneo. El aceite es aceite, algunos lo venden como zumo de aceituna, otros como el oro líquido. Todo el marketing que se quiera pero pocas veces el mundo empresarial se acuerda que ese líquido extraído gracias a un molino antes ha tenido que ser recogido de los árboles por agricultores que lo hacen casi a temperaturas bajo cero y reciben mucho menos de un euro por kilo.

También es cierto que cada vez tenemos un campo más moderno en el que las plantaciones están tan ordenadas que permiten el paso de tractores y vendimiadoras para agilizar el trabajo. Pero esa labor también supone muchas inversiones y mucho trabajo de campo. Así que cuando aliñen la próxima ensalada, hagan un huevo frito con AOVE, o se preparen una tostada para desayunar acuérdense de quienes estos días se levantan de noche para ir al campo a recoger sus olivas con el único fin de cuidar sus árboles y tener aceite para casa.

El capazo

Empiezo esta andadura con la ilusión de ir llenando mi capazo. Una tarea que quiero hacer junto a vosotros para ir aprendiendo a la vez. Aprender del campo, del agro, de la alimentación, de la comunicación, de la información y de todo lo que nos pueda deparar un buen “capazo” de horas, de debates o de intercambios de conocimiento a través de esta herramienta que voy a ir descubriendo. Para los que no lo sepan, un capazo es un saco, una cesta con asas en la que se recogen frutas, hortalizas, olivas, almendras…. En definitiva, materia prima y alimentos de los campos. Y de eso quiero hablar aquí, de cómo se producen los alimentos, quiénes son los que nos los proporcionan, de semillas, cereales, vino, fruta, queso, aceite…. De todos los sectores y agentes inmersos en la agroalimentación. Del vacuno, porcino, aviar, ovino… Es cierto que el capazo, cada vez más, está en desuso por las nuevas tecnologías, también hablaremos de eso en esta ventana. Pero para mí, el capazo, tiene su parcela sentimental, la del recuerdo de aquellos tiempos en los que mi abuelo en el huerto me pedía la azada para hacer bien los caballones de las patatas, tomates y lechugas mientras farfullaba porque no terminaban de nacer las fresas.